jueves, 30 de mayo de 2013

POSEIDÓN / NEPTUNO


Poseidón había aceptado el lugar donde le había tocado reinar: el mar, aunque no le gustaba mucho y prefiera el Olimpo no se podía quejar, ya que su hermano Hades le había tocado el infierno.
Poseidón.

Para los griegos fue un dios muy importante, ya que Grecia vivía del mar, aunque también le tenían miedo ya que cuando se enfadaba provocaba maremotos.
En el fondo del mar Poseidón tenía un palacio de oro, que vivía con su mujer Anfítrite (ninfa del mar que tenía medio cuerpo de pez)a Poseidón le costó que ella lo quisiese y tuvo la ayuda de un delfín que era el mensajero de ellos dos.

Poseidón y Anfítrite.


Cuando paseaban por el mar primero salía Poseidón con su carro tirado por caballos. Y le seguía su mujer en un carro de conchas y coral, tirados por caballitos demás. El primero iba Tritón, era su hijo, con la misión de anunciar la llegada de sus padres con la ayuda de una caracola marina.
Tritón.

A Poseidón le encantaba el tridente que provocaba los maremotos con solo tocas el fondo del mar, y también lo usaba para hacer fuentes.
Poseidón también tuvo al cíclope Polifemo (que Ulises cegó) y el caballo Pegaso que tuvo con Medusa. Él peleó para que las ciudades llevaran su nombre pero no lo consiguió.

Pegaso.


Neptuno en Madrid.











Cuando Neptuno no está
 
En un océano lleno de tempestad
 
Sobre las olas cuando Neptuno
 
En sus dominios acuáticos no está,
 
Sale una sirena sobre las olas del mar.
 
 
Con su canto de sirena cuando
 
El furico Neptuno no esta:
 
Ella me canta al oído cosas del amar;
 
Aprovecha que Neptuno
 
No puede ni siquiera protestar.
 
 
Mi corazón cautivado por su cantar
 
Baila al son que ella quiere…
 
Por su cándida voz me dejo arrullar,
 
Me enamora mi sirena, cuando
 
Neptuno en su palacio no está.
 
Ella es bella, bella sin más ni más,
 
Las estrellas de la arena del mar
 
Celosas se ponen cundo ella canta.
 
Su canto afuera de la hermosa mar.
 
Solo yo se que su canto
 
Es para mí nada más,
 
Tengo miedo que Neptuno
 
Al despertar con su bieldo
 
Acabe con mi sirena del mar.
 
 
Ella con su cabellera larga
 
Ilumina el altar que le tengo
 
En mi alma que ama la mar;
 
Con sus ojos grandes
 
Me mira en la distancia.
 
Con sus ojos de sirena
 
Me colma de amor
 
Y mi ser estremecido
 
Por su cándido mirar
 
Solo suspira, suspira;
 
Esperando que Neptuno
 
Se valla de sus dominios ya.



Poema de Neptuno

No hay comentarios:

Publicar un comentario