jueves, 30 de mayo de 2013

PERSEO


Acrisio (rey de la Argólida) tuvo una hija llamada Dánae, y como quería saber su futuro fue al oráculo. Éste le dijo que moriría a manos de su nieto, entonces Acrisio no permitió que su hija se casara.

Al hacerse mayor la encerró en una torre, pero un día Zeus bajó en forma de lluvia de oro, y así fue como Dánae tuvo a Perseo. Cuando Acrisio se enteró y los envió en un arca al mar, después de unos días llegaron a las orillas  de la isla Serifos donde los acogieron.
Dánae y Zeus(lluvia de oro).
 
Dánae y Perseo (en el arca).

El hombre que la acogió quería casarse con ella, pero Perseo no estaba de acuerdo, y él le dijo a Perseo que debía mostrarse un hombre ante el pueblo, ya que iban diciendo lo contrario. Perseo tuvo que matar a la Medusa y regresar con su cabeza, tendría que tener cuidado, ya que si la miraba a los ojos te convertirías en piedra.
Los dioses le regalaron objetos, entre ellos Atenea le dio un escudo para que lo mirara y no se convirtiera en piedra.
Cuando él llegó al lugar donde estaba Medusa, fue sigiloso pero tropezó y la Medusa se despertó, era un verdadero monstruo, Perseo se acercó y le cortó la cabeza, ella todavía seguir petrificando aun estando muerta.
Perseo y la Medusa

Perseo se puso las sandalias que le había regalado Hermes, empezó su viaje de regreso, en una orilla vio a una joven que estaba atada a una roca, era Andrómeda, hija del rey de Etiopía, y estaba allí porque su madre había tenido un acto de hibris con las Nereidas.
 
 

PERSEO
 
 
 
 
Zeus en una fina luz diamantina se transforma,
penetra el aposento de la hermosa Dánae,
dejándola en cinta del mitológico Perseo.


Quiero ser Diosa de tu reino. Con rayos de oro
cabalgar odas de canto para laurear tú
oráculo. Metamorfosearme en espigas de luces
y al amanecer ser tu amante.


En cofre quiero lanzarme al mar, buscar
sirenas para tu harén inmortal y un céfiro
de corceles para marcharme al Olimpo junto
a tu Goliat.

Mi Medusa ansia la furia de tus alas
y garras, Gorgonas pasionarias. Mortales mis
ojos cuando miro tu piel de oleaje,
idilios marinos que enfrentas con espada.

¡Oh mi amado Perseo! En tu mundo Serifos,
doncellas de perlas cuidan con esplendida
dulzura, los triunfos que dejaron tus sandalias
aladas.

El arcón flotó ayudado por Poseidón, llegando
a una apartada isla con tu madre Dánae, quien
dedicó su vida a tus cuidados como un digno
hijo de Zeus.
Libérame de mis cruentas cadenas
como lo hiciste con la bella Afrodita y seré raíz
de tus pies venciendo Atena.

POSEIDÓN / NEPTUNO


Poseidón había aceptado el lugar donde le había tocado reinar: el mar, aunque no le gustaba mucho y prefiera el Olimpo no se podía quejar, ya que su hermano Hades le había tocado el infierno.
Poseidón.

Para los griegos fue un dios muy importante, ya que Grecia vivía del mar, aunque también le tenían miedo ya que cuando se enfadaba provocaba maremotos.
En el fondo del mar Poseidón tenía un palacio de oro, que vivía con su mujer Anfítrite (ninfa del mar que tenía medio cuerpo de pez)a Poseidón le costó que ella lo quisiese y tuvo la ayuda de un delfín que era el mensajero de ellos dos.

Poseidón y Anfítrite.


Cuando paseaban por el mar primero salía Poseidón con su carro tirado por caballos. Y le seguía su mujer en un carro de conchas y coral, tirados por caballitos demás. El primero iba Tritón, era su hijo, con la misión de anunciar la llegada de sus padres con la ayuda de una caracola marina.
Tritón.

A Poseidón le encantaba el tridente que provocaba los maremotos con solo tocas el fondo del mar, y también lo usaba para hacer fuentes.
Poseidón también tuvo al cíclope Polifemo (que Ulises cegó) y el caballo Pegaso que tuvo con Medusa. Él peleó para que las ciudades llevaran su nombre pero no lo consiguió.

Pegaso.


Neptuno en Madrid.











Cuando Neptuno no está
 
En un océano lleno de tempestad
 
Sobre las olas cuando Neptuno
 
En sus dominios acuáticos no está,
 
Sale una sirena sobre las olas del mar.
 
 
Con su canto de sirena cuando
 
El furico Neptuno no esta:
 
Ella me canta al oído cosas del amar;
 
Aprovecha que Neptuno
 
No puede ni siquiera protestar.
 
 
Mi corazón cautivado por su cantar
 
Baila al son que ella quiere…
 
Por su cándida voz me dejo arrullar,
 
Me enamora mi sirena, cuando
 
Neptuno en su palacio no está.
 
Ella es bella, bella sin más ni más,
 
Las estrellas de la arena del mar
 
Celosas se ponen cundo ella canta.
 
Su canto afuera de la hermosa mar.
 
Solo yo se que su canto
 
Es para mí nada más,
 
Tengo miedo que Neptuno
 
Al despertar con su bieldo
 
Acabe con mi sirena del mar.
 
 
Ella con su cabellera larga
 
Ilumina el altar que le tengo
 
En mi alma que ama la mar;
 
Con sus ojos grandes
 
Me mira en la distancia.
 
Con sus ojos de sirena
 
Me colma de amor
 
Y mi ser estremecido
 
Por su cándido mirar
 
Solo suspira, suspira;
 
Esperando que Neptuno
 
Se valla de sus dominios ya.



Poema de Neptuno

viernes, 10 de mayo de 2013

FILEMÓN Y BAUCIS


Un día Zeus y Hermes se disfrazaron de mortales y bajaron del monte Olimpo pidiendo hospitalidad a los habitantes de la Tierra, pero todos se negaron excepto un matrimonio Filemón y Baucis.

Zeus y Hermes.


Baucis dedujo que eran dioses, ya que después de llenar los vasos de vino la jarra estaba llena. Filemón pensó que esa comida no era digna así que fue a sacrificar a la oca, pero ésta corrió hacia Zeus, y dijo que no hacía falta.



Zeus aviso al matrimonio de que enviaría un diluvio a todos los que le habían negado la entrada, ellos subieron a un monte desde allí vieron el diluvio, pero Zeus salvó su cabaña y la convirtió en un templo y les concedió un deseo, que fue el de estar juntos para siempre, murieron juntos, después Zeus los convirtió en árboles que se inclinaban uno hacia el otro: Filemón en roble y Baucis en tilo.

Roble/Filemón.


Tilo/Baucis.


MELEAGRO Y ATALANTA


En Calidón el rey Eneo  y su mujer Altea tuvieron un hijo llamado Meleagro, al poco de nacer llegaron las Parcas y dijeron:
-          “Será un hombre bueno como su padre”.
-          “Será un héroe reconocido en todo el mundo”.
-          “Vivirá hasta que se consuma la antorcha del hogar”.
Las Parcas.




Su madre guardo rápidamente la antorcha para que nadie pudiera apagarla.
Altea y la antorcha.






 Eneo agradeció a los dioses el buen año de cosecha
-A Deméter le ofreció maíz.
-A Dioniso vino.
-Y a Atenea aceite.
El rey se olvidó de Artemisa, y ésta se vengó, envió a su país un gran jabalí, que todo lo destrozaba, así que Meleagro decidió acabar con la fiera, reunió un grupo de cazadores, entre ellos había una mujer llamada Atalanta, hija de un rey que él la abandonó ya que quería a un niño como heredero.

Atalanta disparando al jabalí.

Cuando encontraron al jabalí Atalanta fue la primera en disparar, Meleagro le dio a Atalanta las cerdas del jabalí, pero los tíos de él no estaban de acuerdo , así que Meleagro los mató, cuando Altea salió y vio a sus hermanos muertos sacó la antorcha y murió.



El padre de Atalanta le quería conseguir un pretendiente, y organizó una carrera el hombre debía ganarle a Atalanta, Hipomenes antes de la carrera pidió ayuda a Afrodita, ésta le dio tres manzanas de oro, cuando empezó la carrera  tiró una manzana y Atalanta se agachó y la cogió y así hasta la meta.

Hipomenes y Atalanta.

Él ganó casarse con ella, pero como no le dio las gracias a Afrodita, ella pidió a Rea que los transformase en dos leones enganchados a un carro.

Los leones de las Cibeles(Hipomenes y Atalanta).


EROS Y PSIQUE


Eros (hijo de Afrodita) era el dios del amor y por ello podía enamorar a dos personas con sus flechas.
Eros

Un día Afrodita le mandó que disparase a una princesa llamada Psique, y la uniera con un ser horrendo, por ser tan bella que la gente del pueblo la comparaba con Afrodita.
Psique

Cuando Eros estuvo enfrente de Psique sintió que se estaba enamorando, ya que se había disparado así mismo. Él busco un plan para que su madre no se enterase de que estarían juntos para siempre: el padre de Psique la mandó a un monte y allí ella se uniría con su amado, pero Psique no podía verle la cara. Cuando ella estuvo en el monte, la brisa del Céfiro la condujo hasta un palacio donde estaba Eros y le dijo que vivirían juntos, pero  ella no le podía la cara.

Céfiro


Un día fueron sus hermanas a visitarla, y convencieron a la joven para que descubriese a su marido y lo matase. Por la noche ella cogió un cuchillo y un candil, cuando descubrió que era un muchacho joven se emocionó y una gota de aceite cayó sobre Eros.
 

Eros cuando la vio desapareció y todo el palacio se fue con él, ella lo buscaba y le dijo a Afrodita que regresara con él, esta le mando varias pruebas, una era que fuera al Hades y cogiera un frasco de bálsamo de la belleza, pero cuando estaba regresando lo abrió y al olerlo  se quedó dormida.
Eros pidió ayuda a Zeus y éste le ayudó al amor y al alma a reconciliarse.


Eros y Psique